Nosotros queremos ayudarte y estamos convencidos que te mereces una oportunidad de cambio.

¡Mereces ser feliz!

Pensamos que la terapia no tiene que ser larguísima y dependiendo del caso y de la gravedad, la duración puede ser muy variada (de muy pocas sesiones como en el trastorno simple de estrés postraumático (unas 5 sesiones) hasta un año (en casos graves podría ser más tiempo). No creemos en terapias de por vida, queremos dotarte de los recursos necesarios para que puedas caminar pronto por ti mismo. No buscamos dependencias, queremos que seas lo más autónomo y feliz posible…y si es en menos tiempo mejor.